La banda de rock más grande del mundo

Más de 220 micrófonos inalámbricos y alámbricos Shure, incluyendo modelos SM58, SM57 y sistemas ULX-D, formaron parte del equipamiento que hizo realidad el sueño de más de 1.000 músicos. 

En Mayo de 2015, una pequeño grupo de fans del grupo de rock estadonidense Foo Fighters, procedente de Cesena, en el estado italiano de Romagna, decidió que ya estaban cansados de viajar largas distancias para ver a su grupo favorito cada vez que éste estaba de gira. Los Foo Fighters no habían tocado en Romagna desde 1997 y no tenían planes de regresar. Liderados por Fabio Zaffagnini, estos amigos decidieron organizar una interpretación especial en directo del tema "Learn to Fly" de los Fighters. El plan consistía en tener 1000 músicos tocando a la vez, grabar la actuación en vídeo y enviárselo a la banda para convencerlos de que añadieran Cesena a su lista de conciertos, en su próxima gira. 

Como explicó Zaffagnini: "Si deseas algo realmente, tienes que estar dispuesto a luchar por ello y es mejor si tienes a 1.000 personas contigo". El proyecto tuvo mayor éxito del que nadie hubiera soñado: el vídeo de la interpretación, que fue sufragado al 100% mediante crowdfunding y ejecutado por voluntarios, se hizo viral y alcanzó más de 30 millones de visita en YouTube. A los pocos días, Dave Grohl (el alma de los Foo Fighters), había respondido on-line y en Noviembre de 2015 la banda abrió su gira europea en el estadio Carisport de Cesena, con acceso gratuito al concierto para los 1.000 músicos que participaron en el vídeo original de "Rockin'1000".

Inspirado por este éxito, Fabio Zaffagnini decidió repetir la experiencia y construir algo nuevo sobre la base que ya había asentado. Ello dió lugar al proyecto "Rockin'1000 - That's live", un concierto de rock completo ejecutado por otro mega grupo de más de 1.000 músicos voluntarios. Nuevamente, lo que comenzó como un concepto loco se convirtió en un enorme éxito, con más de 1.200 músicos tocando el 24 de Julio en el estadio Dino Manuzzi de Cesena, frente a una audiencia de 14.000 personas.

El concierto incluyó 250 bateristas, 250 guitarristas, 250 guitarristas, 250 bajistas, 30 teclistas e incluso 30 gaiteros. Todos ellos tocaron una selección de éxitos de David Bowie, AC/DC, Jimi Hendrix, Nirvana, The Beatles, The Clash, The White Stripes (el "Seven Nation Army", que se ha convertido en un himno de fútbol en Europa) y Led Zeppelin, formando lo que puede haber sido la banda de rock más grande del mundo. 

Para hacerte una idea de la potencia de la banda en directo, puedes ver este vídeo de "los 1200" tocando el Rebel Rebel de David Bowie. 

Tras semanas de preparación técnica y planificación, todos los músicos, el director de orquesta Mateo Sabiu, los líderes de los subgrupos de músicos y el equipo de soporte técnico utilizaron los equipos Shure durante todo el evento. 

Más de 170 micros alámbricos formaron parte del despliegue incluyendo los modelos SM58, SM57Beta 52SM81 y Beta 98 A/C. Además, dado que muchos de los músicos se movieron durante el concierto, también se usaron micrófonos inalámbricos, incluyendo 56 canales del sistema ULX-D. El gestor de espectros Shure Axient AXT600 se usó para analizar y monitorizar las frecuencias inalámbricas que se usaron en el estadio durante el concierto. La microfonía para este concierto único fue suministrada por la compañía italiana Roadie Music Service, con el apoyo de Prase Media Technologies.

Tras el éxito de Rockin'1000 - That's live, los rumores apuntan a que Fabio Zaffragnini y el equipo de Rockin'1000 ya están planeando eventos de la misma escala donde los voluntarios serán nuevamente los protagonistas.

Los micrófonos y la amplificación para este concierto único fueron suministrados por la compañía italiana de servicios técnicos Roadie Music Service, que contó con la ayuda del distribuidor de Shure en Italia Prase Media Technologies.