Con equipos de Shure Unasur pone a punto su sede parlamentaria en Bolivia

El hemiciclo, salón principal de la sede del Parlamento de Unasur, es una sala plenaria que cuenta con la más moderna tecnología en audio y video para estar a la altura de los visitantes y las reuniones que se espera llevar a cabo allí.

Doce países suramericanos son los miembros de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), una asociación de naciones que busca —desde el 11 de marzo de 2011, cuando entró en plena vigencia jurídica— el fortalecimiento del diálogo político entre los estados miembros, el desarrollo social y humano, la integración financiera y energética, la protección de la biodiversidad, la erradicación del analfabetismo, la consolidación de una identidad suramericana, entre otros objetivos. En resumen, “construir un espacio de integración en lo cultural, económico, social y político, respetando la realidad de cada nación”.

Para el cumplimiento de estas y otras metas, se estableció una secretaría general que tiene su sede principal en la ciudad de Quito, en Ecuador. Sin embargo, con el fin de consolidar una instancia deliberativa en la que representantes de los doce estados miembros pudieran reunirse para dialogar y decidir sobre asuntos de suma trascendencia para la región, fue construido el Parlamento Suramericano, con sede en el municipio de San Benito del departamento de Cochabamba, en Bolivia.

Se trata de una megaobra que inició construcción a principios de 2014 sobre un predio de 460 hectáreas, con una inversión de 65 millones de dólares financiados por el Tesoro General del Estado, y con tres componentes principales: un edificio plenario, un centro de convenciones y un proyecto urbano. En la actualidad solo el primer componente se encuentra terminado.

NECESSIDADES

El componente I, el edificio plenario, cuenta con cinco bloques: tres para el trabajo de parlamentarios, uno para llevar a cabo las plenarias (también denominado hemiciclo) y un auditorio con capacidad para 1.500 personas. Una unidad adicional es en la que se establecieron el estacionamiento y la cafetería.

La sala plenaria, o hemiciclo, es un auditorio con capacidad para cien personas sentadas cómodamente, fueron habilitados doce cubículos para periodistas y cuenta con un sistema de comunicación, videoconferencia, traducción, toma de palabra y votación, de última generación.

“Al comenzar a trabajar en esta iniciativa, encontramos que las especificaciones iniciales del proyecto no eran claras y la propuesta aún no se encontraba bien definida. En particular, al manifestarse con relación a las necesidades concretas, el cliente se refirió, en su momento, a un sistema de votación y otro de traducción simultánea. Por lo que fue necesario evaluar las necesidades reales del espacio, conocer el objetivo para el que fue concebido y rediseñar la propuesta”, comenta Gustavo Méndez, gerente de Marketing de IEE Electronics, compañía encargada de efectuar la integración tecnológica en esta sala plenaria.

En el hemiciclo se llevarán a cabo reuniones de todo tipo, masivas o privadas. En ese sentido, los requerimientos de infraestructura tecnológica varían según el número de participantes, el objetivo de la reunión, entre otras variables, pero siempre teniendo muy presente que allí asistirán funcionarios con capacidad de decisión y se discutirán asuntos determinantes para los países miembros.

SOLUCIONES

Con la experiencia de más de 37 años de trabajo en el mercado boliviano, IEE Electronics hace parte de la reducida lista de compañías bolivianas dedicadas a la integración tecnológica de audio y video. Con la confianza depositada en la calidad y la respuesta óptima de los equipos de Shure, Gustavo Méndez y su equipo de trabajo, optaron por instalar un sistema de conferencia digital DCS 6000, un equipo que combina en un solo sistema la gestión de micrófonos, votaciones y traducción.

El sistema incluyó la instalación y la habilitación de 120 unidades de microfonía compatibles con esta tecnología, cuello de cisne, bloqueables y resistentes a RF. Ofrece la posibilidad de expandirse hasta 3800 unidades de microfonía para igual número de participantes. Como cada micrófono se dispone en las mesas que serán ocupadas por los parlamentarios y representantes de cada nación, en la base de cada equipo es posible encontrar un sistema de pedido de palabra y un sistema de votación opcional. Así mismo, este equipo cuenta con una herramienta de traducción simultánea confiable y clara de hasta 31 idiomas. Este sistema ofrece la posibilidad de supervisión remota en red, a través de una tableta es posible monitorizar el estatus del sistema y su funcionamiento.

Para reuniones más pequeñas o a puerta cerrada, aunque igualmente importantes, se optó por instalar un paquete de ocho micrófonos de la serie ULXD. Cuatro de ellos son handheld ULXD2/B58 —que ofrece un sistema de encriptación de información AES de 256 bits para brindar una transmisión segura— y los cuatro restantes son ULXD1, un transmisor discreto que ofrece el mismo sistema de codificación segura.

“Uno de los temas que más ventajas nos trajo es que el sistema DCS 6000 es de fácil instalación dado que puede efectuarse mediante conexión en cadena, no fue necesario romper o instalar tubería para el cableado”, explica Méndez.

Adicionalmente en el hemiciclo se dispuso un equipo de tres cámaras de video y una gran pantalla LED en la que serán transmitidas las reuniones plenarias. Estos recursos se integraron y automatizaron por medio del sistema de control de cámaras (Camera Control Package) CP7890, compatible con DCS 6000 y con cualquier cámara que se apoye en el protocolo VISCA —como es el caso de los equipos Sony—. Este paquete permite configurar hasta cuatro cámaras y ofrece posibilidades como la búsqueda, la identificación y el enfoque automáticos (video-follow-audio), del orador; la transmisión de video streaming y la grabación de reuniones. Su configuración y administración se realizan por medio de una tableta.

RESULTADOS

A pesar de que la sala plenaria aún no ha sido utilizada, las pruebas técnicas, las demostraciones y las expectativas, son muy positivas. “La facilidad de uso de todos los sistemas instalados: videoconferencia, toma de palabra, traducción, votación, seguimiento automático de cámara al orador, transmisión en pantalla, posibilidades de hacer streaming y, en general, de agregar muchas más opciones a toda la instalación, son elementos que harán que los asistentes se sientan muy a gusto”, comenta Gustavo Méndez.

En ese mismo sentido, en febrero de este año, el supervisor de la obra Franz Antezana declaró a lostiempos.com que “no existe en Bolivia ningún espacio que tenga el sistema de traducción, toma de palabra y sistema de votación; aquí tenemos un televisor que mide 5’ por 8’ que sirve para transmisiones y videoconferencias. Aquí es donde se van a tomar todas las decisiones a nivel sudamericano”.

De tal manera que las perspectivas de uso, apropiación y aprovechamiento de este espacio, son altas y, por ello, el equipo integrador no duda en ningún momento del trabajo realizado y la calidad de los equipos allí instalados. Así las cosas, el Parlamento de Unasur, donde se decidirán los rumbos de los países suramericanos, está listo para estrenarse por todo lo alto.